Las misiones de la Fundación Charles de Gaulle

La Fundación Charles de Gaulle ha situado la lógica de transmisión en el centro de sus actividades. Hoy, esta transmisión se expresa en distintos registros.

En 1971 empezaba un trabajo minucioso de recogida de archivos relativos a la vida y obra de Charles de Gaulle y de aquellos que le sirvieron. Constituido de donaciones y de compras, este fondo está hoy a la disposición tanto de los investigadores como de aquellos que simplemente desean enriquecer sus conocimientos sobre el hombre y su obra.

Aunque la investigación histórica y el meticuloso trabajo de archivo de los datos existentes está lejos de haber finalizado, desde hace diez años la Fundación se esfuerza por ampliar el acceso a las enseñanzas del General. Las publicaciones, coloquios, conferencias, exposiciones y creaciones de herramientas pedagógicas tienen la vocación de permitir que el mayor número de personas posible pueda familiarizarse con el pensamiento de este gran hombre. Así pues, la Fundación no sólo se dirige a los expertos que deseen debatir el pensamiento gaullista, sino que se orienta hacia un público cada vez más amplio, que podrá adueñarse a su vez de todas las enseñanzas del General.

En el centro de la misión de la Fundación, la conmemoración del pasado. La Fundación organiza y participa en las grandes conmemoraciones gaullistas, diseña y organiza manifestaciones en Francia y en el extranjero, insiste en conservar y en abrir al público los «lugares de la memoria» gaullista como la Casa Natal del General en Lille o Colombey-les-Deux-Eglises. En 2010, las celebraciones del 70º aniversario del Llamamiento del 18 de junio y del nacimiento de la Francia Libre pusieron de relieve la pericia de la Fundación.

Perpetuar la Memoria del Hombre del 18 de junio no es sólo favorecer su conocimiento, sino también inscribirlo en las realidades económicas, sociales y políticas de hoy. Para ello, la lógica memorial de la Fundación va acompañada de una lógica cívica. Como atestigua el sondeo realizado en octubre de 2010 por TNS Sofres, el general de Gaulle no es sólo una figura del pasado cuya memoria es conveniente honrar, sino que también representa cierta imagen de Francia. Además del análisis del papel excepcional que desempeñó el general de Gaulle de 1940 a 1969, las enseñanzas del general alimentan la reflexión sobre los problemas contemporáneos. En este sentido, es ahora más actual que nunca.

Desde hace 10 años, la Fundación se impone como actor diplomático no gubernamental. En este contexto, pone en marcha becas, ayudas, programas de intercambio y celebraciones en China, en Londres, en Alemania o en África, y muy pronto en Oriente Próximo. A través de la proyección del general de Gaulle, también promueve la proyección de Francia.