De Gaulle jefe de gobierno (1944 / 1946 y 1958)

De Gaulle jefe de gobierno (1944 / 1946 y 1958)

En dos ocasiones, el general de Gaulle dirige dos gobiernos cuya acción resulta capital en Francia: en la Liberación es Presidente del Gobierno Provisional de la República Francesa (GPRF), del 3 de junio de 1944 hasta su dimisión, el 20 de enero de 1946, antes del nacimiento de la Quinta República. Posteriormente, es el último presidente del Consejo de la Cuarta República, de junio a diciembre de 1958.

El Comité Francés de Liberación Nacional (CFLN), creado el 3 de junio de 1943, y copresidido durante algunos meses por los generales Giraud y de Gaulle, es sustituido por el Gobierno Provisional de la República Francesa un año después, el 3 de junio de 1944; el general de Gaulle se convierte en presidente único. El GPRF integra todas las tendencias de la resistencia exterior e interior; se modifica en septiembre de 1944, a su vuelta a París, para formar un gobierno de unidad nacional. Dicho gobierno lleva a cabo una obra considerable retomando una gran parte del programa del Comité Nacional de la Resistencia (CNR) y de la Francia Libre: legisla mediante autos, aborda la reconstrucción de Francia e introduce innovaciones sociales fundamentales (derecho de voto concedido a las mujeres, nacionalización de los bancos y de las grandes empresas, creación de la Seguridad Social...). De Gaulle multiplica los viajes a la propia Francia, para velar por el respeto de la legalidad republicana, darse a conocer y conocer por su parte también un país que ha dejado desde el 17 de junio de 1940. También se desplaza a los Estados Unidos y a Canadá (julio de 1944), así como a la URSS (diciembre de 1944); Francia participa en la creación de la ONU y se convierte en miembro permanente del Consejo de Seguridad. So pretexto del rechazo del voto a los créditos militares, abandona el poder el 20 de enero de 1946, dejando paso a Félix Gouin; de hecho, el retorno de los partidos políticos no le hace presagiar una mejora en materia institucional.

De vuelta al poder en mayo de 1958, respondiendo a la llamada del Presidente Coty, bajo la presión de los acontecimientos de Argelia, de Gaulle se convierte en Presidente del Consejo de la Cuarta República. La Asamblea Nacional vota su investidura, el 1º de junio, con 351 votos a favor y 250 en contra. De Gaulle había planteado sus condiciones: los plenos poderes durante seis meses y la institución de un procedimiento excepcional de revisión de la Constitución. Además de los viajes a Argelia y al Imperio, con vistas al referéndum constitucional, de Gaulle se consagra a proseguir con la modernización de Francia para que esta pueda integrarse en la Comunidad Europea en la fecha prevista por el Tratado de Roma: reforma financiera, medidas económicas para equilibrar el presupuesto... Paralelamente, se despliega la diplomacia gaullista, en concreto con los alemanes, ya que el Canciller Adenauer es recibido en Colombey-les-Deux-Églises en septiembre de 1958, pero también reflexionando sobre la defensa europea, frente al dominio norteamericano, proponiendo un directorio de la OTAN a tres bandas (norteamericanos, británicos y franceses). De Gaulle pone sus miras a largo plazo, sin ceñirse únicamente a la crisis argelina, que sin embargo acapara su atención cotidiana.