Charles de Gaulle soldado durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918)

Bautismo de fuego y primera herida doce días después del comienzo de la guerra

El 3 de agosto de 1914, día de la declaración de guerra a Alemania, el teniente de Gaulle está al mando de la 1ª sección de la 11ª compañía del 33º regimiento de infantería de Arras.

Dicho regimiento es movilizado desde la noche del 14 al 15 de agosto para impedir al enemigo cruzar el Mosa en el sector de Dinant. El 15 de agosto, la 11ª compañía, situada inicialmente en reserva, recibe la orden de llevar a cabo un contrataque con bayoneta para repeler a los soldados alemanes que pretenden cruzar el puente de Dinant, tras la toma de la ciudadela y la evacuación de sus defensores. El contrataque, en el que participa el teniente de Gaulle a la cabeza de su sección, es un éxito. Entonces su capitán decide atravesar el puente, con la sección de De Gaulle liderando. Atrapados en un infierno de ráfagas de ametralladora y de obuses de artillería, los cinco hombres de cabeza, entre ellos, el teniente de Gaulle, son abatidos por las balas, quedando él mismo gravemente herido en la rodilla. La acción del 33º regimiento permite al 73º regimiento de infantería reconquistar la ciudadela de Dinant y de arrebatar la orilla del Mosa a los alemanes. No será hasta la noche cuando de Gaulle sea evacuado a Dinant, después a Arras, y posteriormente a París, donde el proyectil le será finalmente extraído, y finalmente a Lyon, para su recuperación

En el frente de Champagne – El sector del Aisne

En octubre de 1914, el teniente de Gaulle -cumplirá 24 años en noviembre- se reincorpora al 33º regimiento de infantería, situado a la defensiva en el Aisne. A la sazón, dirige la 7ª compañía, que va alternando la primera línea de fuego con la segunda línea, pero siempre cerca del frente. A pesar de que se esfuerza en tranquilizar a los suyos en sus cartas, las líneas francesas y enemigas están muy cerca la una de la otra, en una situación de bloqueo muy dura que no permite sino acciones puntuales. Dos meses después, de Gaulle asciende a oficial adjunto al comandante de regimiento.

El sector del Mesnils-les-Hurlus

El 33º, tras algunos días de reposo en la retaguardia, se moviliza de nuevo el 18 de diciembre de 1914 hacia el frente de Champagne, hacia la región de los Hurlus, al nordeste de Châlons-sur-Marne. El 18 de enero de 1915, se hace mención del teniente de Gaulle en la orden de la división: “Ha ejecutado una serie de reconocimientos en condiciones peligrosas y ha recopilado información muy valiosa”. Un mes después, el 10 de febrero, es nombrado capitán a título temporal, grado que se hará definitivo el 3 de septiembre de 1915.

El sector en manos del regimiento es especialmente duro. Sufre enormes bajas. En concreto, el 19 de febrero de 1915, tras cuatro días de combates devastadores, el teniente coronel Boud'hors al mando concluye: “En cuatro días, he perdido a 19 oficiales y en torno a 650 hombres. Es duro”. El capitán de Gaulle, cuyo puesto de oficial adjunto obliga a menudo a exponerse en primera línea de fuego, recibe el impacto de un fragmento de obús en la oreja derecha el 6 de marzo y sufre una herida de bala más grave en la mano el 10 de marzo, lo que provocará su evacuación del frente.

Regreso al Aisne

El capitán de Gaulle no se reincorpora a su regimiento, en la región de Pontavert-Berry-au-Bac en el Aisne, hasta el 13 de junio de 1915, debido a las complicaciones de su herida. Toma entonces el mando de la 10ª compañía, que se ve interrumpido el 30 de agosto por su coronel, que lo nombra de nuevo su oficial adjunto. Retoma su mando el 26 de octubre de 1915.

El 33º regimiento de infantería entra muy a menudo en combate dado que, entre el 19 de mayo de 1915 y el 13 de febrero de 1916, será desplegado en las trincheras de primera línea durante siete meses con apenas dos meses de descanso.

Verdún

El 26 de febrero de 1916, al alba, el regimiento, transportado en camión, llega a las puertas de Verdún por una carretera que se convierte en la “vía sagrada” algunos meses más tarde.

El 33º recibe la misión de tomar el relevo, en la noche del 1 al 2 de marzo, del 110º regimiento de infantería ante la población de Douaumont y del fuerte homónimo, que acaba de ser conquistado por sorpresa por los alemanes. El teniente coronel Boud’hors pide al capitán de Gaulle que lleve a cabo un reconocimiento del sector. Este considera, contrariamente a la opinión de los oficiales del 110º, que la situación reviste un grave peligro. Estima que el enemigo se prepara para atacar y que no existe enlace alguno con la unidad que debería encontrarse a la derecha del dispositivo del régimen. Tras su informe, el capitán de Gaulle se une a su compañía para que esta ocupe sus posiciones. Tras una noche de castigo con obuses de gas, dichas posiciones son sometidas durante toda la mañana a un intenso bombardeo. Hacia las 13 h., el enemigo lanza un ataque frontal sobre la posición defendida por la 10ª compañía, que lo repele, pero que se verá pronto sobrepasada por los atacantes, que toman la posición a contrapié. El capitán de Gaulle logra organizar algunos bastiones de resistencia. Queriendo reunirse con una de sus secciones, acompañado de una docena de hombres, se da de bruces con el enemigo. Medio aturdido por la onda expansiva de una granada, recibe un golpe de bayoneta que le atraviesa el muslo y cae inconsciente. Tras esta jornada de combate, se da al capitán de Gaulle por desaparecido. En realidad, vendado de urgencia in situ, es llevado a Alemania para ser internado en Osnabrück.