Biografía de Charles de Gaulle (1890-1970)

1890-1940: los años formativos

1890-1914: una educación tradicional

Charles de Gaulle nació en Lille, el 22 de noviembre de 1890, en el seno de una familia católica y patriota. Su padre, Henri de Gaulle, profesor de letras y de historia, tuvo una gran influencia en él. Los Jesuitas y los Asuncionistas dieron al joven Charles una sólida cultura general y humanista. Péguy y Bergson también fueron grandes influencias. Si bien Henri de Gaulle se define como "monarquista por añoranza", y si en su casa se lee L'Action française de Maurras, sus hijos no cuestionan la legitimidad de la República. Durante el caso Dreyfus, convencido de la inocencia de este capitán acusado de traición, Henri de Gaulle no duda en expresar esta opinión, poco frecuente en su medio social.

Llegado el momento, Charles elige hacer carrera militar. Tras un año de preparación en el Collège Stanislas en París, ingresa en 1908 a la Escuela Especial Militar de Saint-Cyr en el puesto 119º. Entre sus condiscípulos se encuentra el futuro Mariscal Juin. Los alumnos de Saint-Cyr deben ante todo conocer la tropa. De Gaulle elige la infantería, que considera "más militar" por estar más directamente expuesta a la línea de fuego en tiempos de guerra. Para su año de tropa, es destacado como aspirante a oficial en el 33º Regimiento de Infantería de Arras, en ese entonces bajo las órdenes del Coronel Pétain. En 1912, a su salida de Saint-Cyr en 13º posición, elige para su asignación el 33º Regimiento de Arras.

1914-1924: la Gran Guerra

Poco después de la Declaración de Guerra del 2 de agosto de 1914, el teniente de Gaulle combate junto al quinto ejército de Lanrezac, en el Noroeste. Herido el 15 de agosto en Dinant, es evacuado y hospitalizado inmediatamente. Su regreso al frente deberá esperar hasta octubre. El 10 de marzo, es herido por segunda vez en el combate de Mesnil-les-Hurlus. Tras su recuperación, vuelve al 33º Regimiento de Infantería, donde se desempeña como comandante de compañía y más adelante como adjunto del coronel. En 1916, durante la batalla de Verdún en Douaumont, es herido por tercera vez. Es dado por muerto y recibe una citación póstuma del ejército. Es capturado por el enemigo, y tras su convalecencia en el hospital de Maguncia, es enviado como prisionero al fuerte de Ingolstadt en Baviera. Realiza cinco intentos fallidos de evasión (de mayo a septiembre, permanece internado sucesivamente en Osnabrück, Neisse, Sczuczyn, luego el octubre de 1916 en el fuerte de Ingolstadt; en julio de 1917, en el campo de Rosenberg, en octubre del mismo año, en la prisión militar de Passau; en noviembre de 1917, en Ingolstadt; en mayo de 1918, en el campo de Wülzburg; en septiembre de 1918, en las prisiones de Tassau y Magdeburgo), pero tendrá que esperar el Armisticio para recuperar su libertad. Entre sus compañeros de cautiverio se encuentran, entre otros, el comandante Catroux, el periodista Rémy Roure, y Mijaíl Tujachevski, futuro mariscal del Ejército Rojo y víctima la Gran Purga de la época de Stalin. Aprovecha su cautiverio para profundizar su conocimiento de Alemania y leer a los autores alemanes. Organiza conferencias de carácter estratégico y geopolítico, principalmente en torno al desarrollo de la guerra.

Su liberación tiene lugar después del Armisticio del 11 de noviembre de 1918, y se reúne con su familia en diciembre. De 1919 a 1921, de Gaulle es enviado a Polonia, donde participa en la formación del nuevo ejército que lucha victoriosamente contra el Ejército Rojo. A su regreso, contrae matrimonio con Yvonne Vendroux el 6 de abril de 1921 en Calais. El 28 de diciembre del mismo año nace su hijo Philippe. El capitán de Gaulle se desempeña como docente en la Escuela de Saint-Cyr antes de ser aceptado en la Escuela Superior de Guerra en 1922. Realiza una estadía en Tréveris, y luego en el Estado Mayor del Ejército Francés del Rin en Maguncia en 1924. El 15 de mayo nace su hija Elisabeth.

1925-1940: un oficial anticonformista

En 1925, es asignado al Estado Mayor del Mariscal Pétain, vicepresidente del Consejo Superior de Guerra. En 1927 es enviado nuevamente a Tréveris como jefe de batallón.

El 1º de enero de 1928 nace su segunda hija, Anne. En 1929, de Gaulle es trasladado al Líbano y pasa dos años en Beirut con su familia. En 1931, es destinado a la Secretaría General de la Defensa Nacional en París. Este nuevo cargo es de gran importancia para él, ya que representa la oportunidad de iniciarse en los asuntos de Estado.

Durante este periodo publica numerosos artículos que le confieren cierta notoriedad, especialmente el titulado "Doctrina a priori o doctrina de circunstancias", cuya tesis es considerada heterodoxa por la jerarquía: contrariamente a la doctrina tradicional que exige que las acciones del ejército se rijan según normas predefinidas, el capitán de Gaulle opina que, respetando ciertos principios, es indispensable adaptarse a las circunstancias. Realiza numerosas conferencias en la Escuela Superior de Guerra bajo la autoridad del Mariscal Pétain, donde manifiesta su espíritu independiente y desarrolla su concepto del jefe militar: “La acción del jefe de guerra”, “Del carácter”. De Gaulle reflexiona acerca de la reforma del ejército y la relación entre este y la política. Es por ellos que en su primera obra, La discordia del enemigo, publicada en 1924, insiste en que lo político debe primar sobre lo militar. En 1932, El filo de la espada evoca la importancia de la formación de los jefes y el peso de las circunstancias. Aborda la teoría de la necesidad de un cuerpo de blindados, que combine el fuego de las armas y el movimiento, capaz de iniciativas y de ofensivas audaces. En su obra Hacia el ejército profesional, publicada en 1934, desarrolla esta cuestión de fondo, que necesita de la creación de un ejército profesional además del reclutamiento. Sin embargo, esta idea es recibida de manera poco favorable, salvo por parte de Paul Reynaud, diputado de derechas, y de Philippe Serre. Por su parte, Léon Blum, en las página del diario Le Populaire, condena la idea del ejército profesional, comparándolo, como muchos otros, a una guardia pretoriana. Pero en el extranjero, el empleo de cuerpos de blindados tal como lo recomienda de Gaulle, suscita un gran interés(Guderian, Liddel Hart). En París, de Gaulle frecuenta el círculo del coronel retirado Émile Mayer, de mentalidad abierta y favorable a la reforma de la estrategia, que no se conforma con una que se limita a la linea Maginot. Sin embargo, ninguno de los dos logra hacerse escuchar.

De Gaulle es ascendido a coronel en 1937, y asume el mando del 507º Regimiento de Carros de Combate en Metz. Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania el 3 de septiembre de 1939, y el coronel de Gaulle es nombrado comandante de los Carros de Combate del Quinto Ejército.

En enero de 1940, de Gaulle envía un memorando basado en las operaciones en Polonia a ochenta personalidades, entre ellas Léon Blum, Paul Reynaud y los generales Gamelin y Weygand. Titulado El advenimiento de la fuerza mecánica, el documento insiste en la necesidad de aliar el carro de combate y la aviación. De Gaulle es nombrado comandante de la 4º División Blindada, y se distingue en Montcornet y Laon. Detiene la avanzada alemana en Abbeville (27-30 de mayo de 1940).

Nombrado General de Brigada a título provisional a partir del 1 de junio, de Gaulle es nombrado Subsecretario de Estado para la Defensa Nacional y de Guerra por Paul Reynaud, presidente del Consejo, el 5 de junio. Su misión consiste en coordinar la acción con Inglaterra para proseguir el combate. El 9 de junio, se reúne con Churchill, a quien intenta en vano de convencer de destinar más fuerzas, incluyendo aéreas, al combate. El 10 de junio, de Gaulle abandona París, declarada ciudad abierta, y se marcha a Orleans, Briare y Tours. El 16 de junio, de regreso en Burdeos tras una misión en Inglaterra, de Gaulle es informado de la renuncia del presidente del Consejo, Paul Reynaud, así como de su remplazo por el mariscal Pétain, y de la solicitud de armisticio. El general de Gaulle es excluido de este gobierno.

1940-1946: el hombre del 18 de junio

Junio 1940: el Llamamiento

El 17 de junio, de Gaulle regresa a Londres con su ayudante de campo, Geoffroy de Courcel, con el fin de continuar la guerra. Tras el anuncio del armisticio por el mariscal Pétain, el General lanza el 18 de junio, con el beneplácito de Churchill, un llamamiento a la resistencia a través de las ondas de la BBC. Este llamamiento, que no fue grabado, se escuchó poco en Francia, pero la prensa lo publicó al día siguiente y fue leído por los locutores. Durante los días que siguieron, y siempre a través de la BBC, de Gaulle reiteró su denuncia del armisticio del gobierno y su llamamiento a la resistencia, especialmente en su discurso del 22 de junio: "El honor, el sentido común, el interés de la Patria, exigen que todos los franceses libres sigan combatiendo, donde quiera que se encuentren y de cualquier manera posible". General rebelde, es degradado y mandado a la reserva por el gobierno del mariscal Pétain; en agosto es condenado a muerte por traición.

1940-1944: la Francia libre y la Francia combatiente

El 28 de junio, Churchill reconoce a de Gaulle como jefe de los franceses libres. De Gaulle organiza unas fuerzas armadas que se convertirán en las Fuerzas Francesas Libres. En virtud de un acuerdo preparado por René Cassin, jurista de renombre, y reconocido por los británicos el 7 de agosto, las FFL no son una legión extranjera en el seno de las fuerzas británicas, sino que mantienen su carácter nacional e independiente. Las fuerzas francesas son aún poco numerosas, pero tienen un estatuto y las adhesiones se multiplican, tanto en Inglaterra como en el Imperio. Sin embargo, el desafortunado incidente del bombardeo británico de la flota francesa de Mers El Kébir, el 4 de julio de 1941, provoca una disminución de las adhesiones.

El 27 de octubre de 1940, el general de Gaulle crea en Brazzaville un órgano político, el Consejo de Defensa del Imperio, e insiste en que rendirá cuentas de sus actos ante Francia al finalizar la guerra. El ejército alemán invade la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, y la aviación japonesa ataca la base estadounidense de Pearl Harbor el 7 de diciembre: el conflicto es mundial. De Gaulle dota a la Francia Libre de un Comité Nacional Francés en septiembre de 1941, precursor del gobierno en exilio, que se convertirá en el Comité Francés de la Liberación Nacional el 3 de junio de 1943, tras su llegada a Argel, el cual preside junto al general Giraud. Inicialmente Giraud había permanecido fiel al Mariscal, pero sus tropas se sumaron a las Fuerzas Francesas Libres. Desde Argel, el general de Gaulle pone a disposición del Comando Aliado un ejército que participará activamente en las campañas del Norte de África y de Italia, y que contribuirá de manera importante a la liberación de Francia y a la derrota de Alemania. El general de Gaulle es el presidente del Gobierno Provisional de la República Francesa (GPRF), formado un año más tarde, el 3 de junio de 1944.

A partir de 1942, las relaciones entre la Francia Libre y la resistencia interior fueron más estrechas. De Gaulle encarga a Jean Moulin organizar en Francia el Consejo Nacional de la Resistencia, en el que deben estar representados todos los partidos políticos, los sindicatos y los movimientos de resistencia con el fin de coordinar la lucha contra la ocupación y contra el gobierno de Vichy de cara a la liberación del territorio nacional.  Es el caso también de la unidad nacional frente a los Aliados al momento de la Liberación. A pesar de todas las garantías que ofrecen de Gaulle y su entorno, los aliados no le reconocen como representante legítimo de Francia ya que su poder no emana de elecciones democráticas. No es sino el 23 de octubre de 1944, tres meses después de la liberación de París, que el GPRF es reconocido por los tres grandes: Estados Unidos, Unión Soviética y Gran Bretaña. El general de Gaulle había afirmado siempre que los franceses elegirían libremente y democráticamente tras la liberación del territorio: numerosas ordenanzas relativas a la organización de los poderes públicos y el restablecimiento de la legalidad republicana, preparadas en 1944, constituyen la garantía democrática del poder del jefe de los Franceses Libres.

1944-1946: La Liberación

La firmeza y la rapidez con que el general de Gaulle restablece la autoridad del gobierno nacional permite evitar la instalación del AMGOT ( Allied Military Government for Occupied Territories) previsto por los americanos, deseosos de convertir a la Francia liberada en un Estado administrado y ocupado por los vencedores. Tras el desembarco de Normandía el 6 de junio de 1944, de Gaulle insiste vigorosamente ante el general Eisenhower, comandante jefe de los ejércitos aliados, en que París debe ser liberada rápidamente, aunque el plan de Eisenhower tenía previsto avanzar directamente hacia el Este sin pasar por la capital.

La 2º División Blindada del general Leclerc libera París el 25 de agosto, y este acepta la rendición de von Choltitz. El mismo día, el general de Gaulle, quien había desembarcado en Normandía en la playa de Courseulles el 14 de junio de 1944, se instala en el Ministerio de Guerra, rue Saint-Domingue en París, en la misma oficina que ocupara hasta el 10 de junio de 1940, dando a entender así que Vichy no había sido más que un paréntesis y que la República no había cesado nunca de existir. Luego se dirige al Hôtel de Ville, donde pronuncia un discurso en el que destaca el rol esencial desempeñado por los franceses en su propia liberación. Al día siguiente, 26 de agosto, recorre triunfalmente los Campos Elíseos. El "pueblo profundo" le acoge con un entusiasmo indescriptible. El 9 de septiembre, se constituye un gobierno de unanimidad nacional bajo la presidencia del general de Gaulle. A seis meses del fin de la guerra, en octubre de 1945, se elige una Asamblea Constituyente.

Presidente del Gobierno provisional pero en desacuerdo con la Asamblea Constituyente en cuanto a la concepción del Estado y el papel de los partidos, de Gaulle presenta su renuncia sobre la cuestión de los créditos militares al presidente de la Asamblea Nacional, Felix Gouin, el 20 de enero de 1946. Considera cumplida la misión que se planteara el 18 de junio de 1940: liberar el territorio, restaurar la República, rganizar elecciones libres y democráticas, y emprender la modernización económica y social. Sin embargo, de Gaulle espera que no tarden en llamarle nuevamente.

1947-1958 : Lo político

1947-1953: El Reagrupamiento del Pueblo Francés (RPP)

Tras un periodo de silencio, el General toma nuevamente la palabra en Bayeux, el 16 de junio de 1946. En su discurso, expone un verdadero proyecto constitucional con un ejecutivo poderoso y una clara separación de poderes: un germen de lo que será la Constitución de la Quinta República. De Gaulle retoma estas ideas en Bar-le-Duc y luego en Épinal el 29 de septiembre, tras el voto de la Asamblea Nacional Constituyente en favor del proyecto constitucional. Sus palabras no son escuchadas y los electores votan por este último proyecto el 13 de octubre siguiente. En realidad este voto es más una muestra de cansancio que de adhesión: 1/3 de los electores se abstiene; en definitiva, tan solo 1/3 se muestra favorable a lo que se convertiría en la Constitución de la Cuarta República.

A partir de este momento, de Gaulle pasa a ser opositor. El 14 de abril de 1947, lanza un movimiento, el Reagrupamiento del Pueblo Francés (RPF), el cual rápidamente gana numerosos adeptos y obtiene un éxito enorme en las elecciones municipales del otoño. El objetivo es luchar contra el régimen "exclusivo" de los partidos, por una reforma constitucional, y contra los "separatistas", es decir, los comunistas. De Gaulle desea que este movimiento político sea un consenso y no un partido. Es por ello que propone la doble afiliación: la adhesión al RPF está abierta a los miembros de todos los partidos políticos franceses, salvo el PCF (Partido Comunista Francés). La iniciativa fracasa, ya que los partidos tradicionales rechazan la doble afiliación.

Durante este periodo, el general de Gaulle, como jefe político, tiene prohibido hablar por radio. Se ve entonces obligado a recorrer el país, de Bruneval a Estrasburgo, para dar a conocer sus ideas. Estos desplazamientos le permiten conocer mejor el país y prepararse para una acción política ulterior. Pero el RPF no logra el impacto buscado en las legislativas de 1951: los diputados no son lo suficientemente numerosos para influir en la política social ni en las instituciones. De Gaulle decide entonces ir dejando de lado progresivamente el Reagrupamiento del Pueblo Francés entre 1953 y 1955. Sin embargo, esta experiencia permitió la formación y la movilización de militantes, así como la creación de un marco directivo que se revelaría importante y eficaz en 1958.

La travesía del desierto

Para el general de Gaulle, el periodo de 1955 a 1958 es "la travesía del desierto". Se retira a Colombey-les-Deux-Églises, donde escribe sus Memorias de Guerra, realiza algunos viajes (entre ellos una visita a la Unión Francesa), y continúa recibiendo en la antigua sede del RPF en la rue de Solférino en París. Aunque su vida política se ha reducido al mínimo, el General sigue con gran atención los acontecimientos.

Mayo - diciembre 1958: de Gaulle, la alternativa

La inestabilidad ministerial y la impotencia de la Cuarta República ante la situación en Argelia, consecuencia de una insurrección ocurrida el 1 de noviembre de 1954, sumen al régimen en una grave crisis que lleva a numerosos responsables políticos de todas las tendencias a desear el regreso del General.

El 13 de mayo de 1958, un comité de vigilancia convoca a manifestar contra el FLN (Frente de Liberación Nacional) en Argel. Un comité de salvación pública es creado bajo el mando del general Salan. Este hace un llamamiento al general de Gaulle el 15 de mayo. La insurrección se extiende y amenaza con convertirse en una guerra civil. El 19, el General se declara "listo para asumir los poderes de la República". Algunos interpretan esta declaración como una preocupante muestra de apoyo al ejército. El General desmiente esta interpretación e insiste en la necesidad de una unión nacional y se presenta como la alternativa, no otorga su aval ni al ejército ni a nadie.

El 29 de mayo, René Coty, presidente de la República, convoca "al francés más ilustre de todos". Charles de Gaulle acepta formar un gobierno, el cual es aprobado por la Asamblea Nacional el 1 de junio con 329 voces a favor de 553 votos. De este modo, el general de Gaulle se convierte en el último presidente del Consejo de la Cuarta República. Los diputados le conceden la posibilidad de gobernar por ordenanza durante un periodo de seis meses, y le autorizan a llevar a cabo la reforma constitucional del país. La nueva Constitución, elaborada durante el verano de 1958, es muy similar a las propuestas presentadas en Bayeux, con un ejecutivo poderoso. Sin embargo, el general de Gaulle acepta que el Parlamento tenga un poder mayor de lo inicialmente previsto.

La Constitución es adoptada por referéndum el 28 de septiembre de 1958 con 79,2% de votos a favor. El Imperio la aprueba igualmente, a excepción de Guinea, que se convierte así en el primer Estado africano en obtener su independencia. El 21 de diciembre, un amplio colegio electoral elige a Charles de Gaulle como Presidente de la República y de la Comunidad Africana y Malgache. De Gaulle asume sus funciones el 8 de enero de 1959.

Entre el momento en que asume sus funciones como presidente del Consejo y su elección como Presidente de la República, Charles de Gaulle ya había desarrollado en gran parte la política que marcaría su paso por el poder: además de su deseo de dotar a Francia de una nueva Constitución, el General se preocupa por la política europea de Francia (encuentro con el canciller Adenauer el 14 de septiembre), por la independencia del país ante Estados Unidos (memorando del 17 de septiembre dirigido al presidente Eisenhower), por el saneamiento de las finanzas públicas (medidas del 27 de diciembre), y por el futuro de Argelia (rechaza las decisiones de los comités de salvación pública y hace un llamamiento a la "paz de los valientes" en octubre).

1959-1969 : El hombre de Estado

1959-1962: Los comienzos de la Quinta República

El asunto más urgente es la situación en Argelia. De Gaulle realiza numerosos viajes (el primero tiene lugar el 3 de junio de 1958), y se inclina por la solución de la independencia: en 1959 propone la autodeterminación a los argelinos. El referéndum del 8 de enero de 1961, relativo a la cuestión de la autodeterminación, aporta un apoyo masivo al Jefe del Estado, ya que obtiene un contundente 75% de votos a favor. Pero las negociaciones se revelan difíciles, complicadas por los partidarios de la Argelia Francesa, por la intransigencia del partido único de Argelia, el FLN, y por el golpe fallido de los generales franceses el 22 de abril de 1961. Tras las conversaciones extraoficiales encabezadas por Georges Pompidou y representantes del FLN, se da inicio a las negociaciones oficiales bajo la dirección del Ministro de Asuntos Argelinos, Louis Joxe. Etas negociaciones desembocan en los acuerdos de Evian, firmados el 22 de marzo de 1962, y aceptados por referéndum, en Francia el 8 de abril, y en Argelia el 1 de julio. Argelia puede acceder a la independencia, pero se mantiene una voluntad de cooperación entre los dos Estados.

Al mismo tiempo, el Jefe de Estado acepta respetar el compromiso asumido por Francia en lo que respecta a la firma de los tratados de Roma de 1957. Para que Francia pueda entrar en la Comunidad Económica Europea desde el 1 de enero de 1959, Antoine Pinay instaura una reforma financiera (el lanzamiento del nuevo franco tiene lugar en este fecha); las barreras aduaneras caen y los productos franceses entran en competencia con los productos europeos. Francia se ve empujada hacia la modernización.

1962-1968: la consolidación del régimen

El año 1962 marca un verdadero punto de inflexión, en primer lugar en el plano institucional: tras el atentado del Petit-Clamart, perpetrado por la OAS el 22 de agosto de 1962, el General propone la elección del Jefe de Estado mediante sufragio universal. Con esta reforma busca garantizar a su sucesor la legitimidad democrática necesaria de cara a los parlamentarios, en remplazo de la legitimidad histórica que solamente de Gaulle puede encarnar. Los defensores de la tradición parlamentaria se oponen firmemente a esta reforma, y desconfían de una deriva hace el poder personal. Se introduce una moción de censura y el gobierno de Pompidou es derrocado. De Gaulle disuelve la Asamblea Constitucional, tal como lo autoriza la Constitución, y espera a que se realice el referéndum relativo a la modificación de las elecciones presidenciales (el 28 de octubre de 1962) antes de convocar las nuevas elecciones legislativas.

El Presidente de la República no duda en solicitar el apoyo popular para las decisiones importantes mediante referéndum: la revisión constitucional de 1962, un enorme éxito con 62,2% de votos a favor, por ejemplo; pero también la autodeterminación de Argelia (referéndum del 8 de enero de 1961), los acuerdos de Evian (8 de abril de 1962), la regionalización y la reforma del Senado (27 de abril de 1969), convoca a los ciudadanos a asistir a las urnas.

Si bien las secuelas de la guerra de Argelia persisten (repatriación de ciudadanos franceses, atentados de la OAS), el problema argelino no pesa sobre el Jefe del Estado, y puede dedicarse a aplicar una política de independencia nacional de cara a reforzar el rango de Francia.

De Gaulle desarrolla activamente la política nuclear iniciada bajo la Cuarta República. La primera bomba atómica francesa es detonada en  Reggane, en el Desierto del Sahara, en febrero de 1960. De Gaulle rechaza la tutela de Estados Unidos y retira poco a poco a Francia del sistema integrado de la OTAN. Este retiro es definitivo en 1966, aunque Francia sigue siendo miembro de la Alianza Atlántica.

Por otro lado, el general de Gaulle busca construir una Europa realmente europea, y no tarda en buscar el acercamiento a Alemania Federal. En 1958, recibe al canciller Adenauer en su propiedad de Colombey, y el Tratado de Versalles, firmado el 22 de enero de 1963, establece un eje franco-alemán independiente de las estructuras europeas. De Gaulle rechaza la entrada de Gran Bretaña en la Comunidad Económica Europea, ya que la considera el "caballo de Troya" de Estados Unidos, y busca evitar la confrontación de dos potencias europeas en el continente.

En 1963, de Gaulle refuerza la CEE con la política agrícola común, pero en general rechaza la noción de supranacionalidad, sin por ello cuestionar el Tratado de Roma. La crisis de "la silla vacía" (julio de 1965 a enero de 1966) busca impedir que la Comisión Europea aumente su poder a expensas de los Estados, y el desarrollo de la política agrícola a expensas de Francia.

Seguir "una política de manos libres" significa liberarse de la política de los dos bloques, aunque de Gaulle brinda su apoyo a Estados Unidos durante las crisis de Berlín (agosto de 1961) y de Cuba (1962). Significa también reforzar la presencia francesa en el mundo: tanto en los Estados de la antigua Comunidad Africana y Malgache, independientes desde 1961, pero también en Asia y en América Latina. En 1964, de Gaulle reconoce la República Popular China; ese mismo año realiza una visita a América Latina. En 1966, pronuncia un discurso en Nom Pen, en el que critica duramente la política de Estados Unidos en Vietnam. En julio de 1967, "¡Viva Québec libre!" resalta la oposición del General al imperialismo, y a la vez defiende la presencia histórica de Francia en Norteamérica. Este episodio destaca además la fidelidad del General al derecho a la autodeterminación de los pueblos.

Pero de Gaulle se acerca también a la Unión Soviética y a sus Estados satélites, con el fin de construir una "Europa desde el Atlántico hasta los Urales". La política de "distensión, entendimiento y cooperación" es inaugurada con un viaje a la URSS en junio de 1966; y prosigue con un viaje a Polonia en 1967, y otro a Rumanía el año siguiente. Sin embargo, el general de Gaulle permaneció siempre fiel al bloque occidental: durante la Crisis de los misiles en Cuba (1962) fue el primero en manifestar su apoyo al presidente Kennedy contra Kruschev.

En 1965, se realizan las primeras elecciones presidenciales mediante sufragio universal. Tras su primer mandato de siete años, de Gaulle duda en presentarse como candidato. Anuncia su candidatura tardíamente y no hace campaña, a pesar de la fervorosa actividad de los demás candidatos (principalmente François Miterrand y Jean Lecanuet). Pasa a la segunda vuelta (con 43,7% de los votos) pero considera retirarse; finalmente decide proseguir. Durante la campaña para la segunda vuelta, participa en tres entrevistas televisivas en las que se muestra cercano a las preocupaciones de los franceses. Derrota a Miterrand con 54,8% de los votos.

Mayo 1968-1970

Además de la reforma financiera de 1958, Francia se beneficia de los "Treinta Gloriosos" y del crecimiento iniciado bajo la Cuarta República. Con la modernización de las estructuras económicas, mejora el nivel de vida. Sin embargo, los acontecimientos de mayo de 1968 revelan un cierto desencanto ante el bloqueo de la sociedad. Al igual que en muchos otros países, las protestas estudiantiles se desarrollan a partir de marzo de 1968. Los sindicatos y los partidos políticos de izquierdas se aprovechan de las manifestaciones estudiantiles para lanzar una huelga general de la fuerza obrera. Esta huelga general ocasiona una parálisis del poder durante todo el mes de mayo, provocando una crisis severa que hace tambalear al gobierno.

El 24 de mayo, el General declara que considera que el Estado debe restablecer el orden y mantener la República, y afirma que la calle es el caos, el desorden y la amenaza del totalitarismo. Los acuerdos de Grenelle, firmados entre el gobierno y los representantes sindicales y patronales, resultan en una serie de medidas clásicas. El 29 de mayo, de Gaulle parte en helicóptero hacia un destino desconocido. Esta desaparición repentina e inexplicada del jefe del Estado provoca estupor y abre la puerta a todo tipo de especulaciones. De Gaulle es recibido en Baden Baden por el general Massu. ¿Acaso contempla  la posibilidad de retirarse? ¿Busca verificar los sentimientos del Ejército o simplemente tomar cierta distancia? En todo caso, regresa a París al día siguiente y su alocución radial manifiesta un tono firme. Esta alocución es seguida por una manifestación organizada por los gaullistas en los Campos Elíseos. De Gaulle disuelve la Asamblea Nacional. La campaña legislativa ocupa las fuerzas políticas y la reanudación del trabajo se hace progresivamente.

Sin embargo, las elecciones no logran la redinamización esperada del poder. La Asamblea Nacional, mayoritariamente de derechas, es más cauta respecto a las reformas necesarias. El Elíseo, cada vez más alejado de los franceses, no logra restablecer la confianza.

Ignorando numerosos consejos, el jefe del Estado decide organizar un referéndum sobre la regionalización y la reforma del Senado. EL 27 de abril de 1969, la propuesta es rechazada con 52,4% de votos en contra. Fiel a su promesa y siempre respetuoso de la soberanía del pueblo, de Gaulle decide renunciar. A las doce y diez minutos de la noche anuncia: "Ceso el ejercicio de mi función como Presidente de la República. Esta decisión se hará efectiva a partir de las doce del mediodía del día de hoy" .

1969-1970: el último adiós

De Gaulle se retira a Colombey-les-Deux-Églises, se abstiene de toda toma de posición pública, recibe a algunos de sus fieles seguidores, y continúa escribiendo sus Memorias. Las Memorias de Guerra habían comenzado a aparecer en 1954; tan solo el primer volumen, Memorias de Esperanza, había sido concluido a la muerte de Charles de Gaulle, el 9 de noviembre de 1970.

En 1952, había redactado un testamento manifestando su oposición a un funeral nacional. En Colombey-les-Deux-Eglises, sus restos son transportados al cementerio en un vehículo blindado en presencia de su familia, de los Compañeros de la Liberación, y de los habitantes del pueblo. Fue enterrado al lado de su hija Anne y su tumba lleva una inscripción sencilla: "Charles de Gaulle 1890-1970". El 12 de noviembre, en Notre Dame de Paris, tiene lugar una ceremonia oficial en presencia de las autoridades del Estado y personalidades extranjeras.