15 de mayo de 1958 – Declaración del general de Gaulle

La degradación del Estado conlleva inevitablemente el alejamiento de los pueblos ligados a él, la perturbación del ejército en combate, la dislocación nacional, la pérdida de la independencia. Desde hace once años, Francia, enfrentada a problemas de demasiada envergadura para el régimen de partidos, se ve enzarzada en dicho proceso desastroso.

No hace tanto tiempo, el país, en su fuero interno, me otorgó su confianza para conducirlo en su conjunto hacia su salvación.

Hoy en día, ante los retos que se alzan de nuevo ante él, que sepa que estoy dispuesto a asumir los poderes de la República.